INSTRUCCIONES PARA PREPARAR UN CALDO MUY SABROSO

caldos-listos-en-20-minutos-655x368.jpg

Cuando quieras que tus amigos se chupen los dedos , digan qué caldo más sabroso has preparado, qué callado te lo tenías, qué bien cocinas y otras lindezas así que te hagan sentir orgulloso de tus artes culinarias y te sientas un Arguiñano, sin programa de televisión pero con mucho amigos, con tantos amigos como los que tienen estrellas Michelín, para que el caldo no sepa aceitoso sino sabroso, para que al saborearlo tus amigos sonrían con placer y quieran repetir, se peleen, amistosamente, por acariciar con la punta de la lengua el sabor mágico y placentero de un caldo sin Avecrem, la esencia culinaria de un plato alimenticio y nutritivo, para que hagan cola en la puerta de tu casa y pidan vez para degustar de nuevo esa mezcla de esencias y sabores, de afectos gustativos que desprenden aromas familiares y efluvios mágicos, para que tu caldo sea la envidia de la comunidad de vecinos, la receta favorita del barrio, además de espumar, de desengrasar, de transparentar y otros trucos como cocer a fuego lento, echar clavo, apio y perejil, lo más importante, el toque personal que hará de tu caldo el entrante que nadie querrá perderse, la receta ideal, el sabor inconfundible de la buena mesa, para que tu caldo sea digestivo y muy sabroso debes cocinarlo con grandes dosis de amor, distribuir las cuatro letras en una olla más bien alta, la a al inicio, la m a continuación, la o después y la r antes de la cocción, sin prisa, con amor, las cuatro letras seguidas, sin variar el orden, para que no te salga roma, mora o ramo, por orden alfabético, la a, la m, la o y la r, y a cocer, a disfrutar, con los amigos y con amor, de un buen caldo, apetitoso, sabroso y con amor.

Anuncios

Joker

joker-790658206-mmed

La cara oculta de la risa

¿Qué hay detrás de la risa? La risa es benefactora. Purifica, sana. ¿Y detrás? Detrás de la gran carcajada, tras el estruendo, ¿qué queda? En ocasiones desarreglos, disfunciones. En Joker, desigualdad social, injusticia, discapacidad y violencia. Mucha violencia.

¿Violencia gratuita? Desde Pulp Fiction el rojo ha teñido las pantallas de estos últimos 25 años.

En el 75, en Alguien voló sobre el nido del cuco ya iban de la mano denuncia, enfermedad mental y violencia.

Medea mata a sus hijos, ¿pero matar a la madre? Electra mata a su madre. Como un anti-Edipo. Joker mata a su madre. Y sigue matando. Es un comic, es ficción. ¿Es mentira? La violencia como arma, con balas y sangre. Roja.

Joker es un comic, muy violento, que muestra la cara oculta de la risa. Los sinsabores de la vida, el ruido, la desgracia, la miseria.

Narrativamente juega bien con los saltos temporales y sabe mezclar diferentes planos de realidad e irrealidad para convencer al espectador de que el mundo que pasa por nuestras cabezas no tiene por qué coincidir con lo vivido. Juegos de ficción. Film ágil, fluido, sonoro, ¿ruidoso? ¿Excitante o desagradable? (y en qué proporción).

Siniestra, oscura, lúgubre. Inmotivada.

¿Antihéroe? Porqué lo llaman así cuando quieren decir caótico. ¿Es verosímil la quema final alabando al resucitado? Las masas son capaces de todo. Qué futuro. El nihilismo como receta.

Leon de oro en Venecia. Robert de Niro ya actuó en Taxi Driver, pero era más empático y seductor que Joaquin Phoenix, en una actuación también memorable.

La atracción del mal como hilo conductor de una puesta en escena brillante, de una película que va de menos a más, que ironiza con la risa, convirtiendo la comedia en tragedia, la risa en enfermedad letal.

Bofetada de agua fría. ¿De gran cine?

Infinito

pexels-photo-2449605
Escaló y escaló, como si subiera al cielo. Pero al llegar al tobillo, la hormiga decidió dar media vuelta.

Cada nueva elección aspiraba a ser delegado de clase de por vida. Se hizo viejo sin un voto.

Se miró al espejo al despertar de la cirugía estética, entonces entendió que la estulticia no tiene fin.

En la sala de espera, vivía instalado en el infierno. En el quirófano, la anestesia supuso un puente al infinito.

Se comió el bocadillo sin apetito. Desganado, lleno, rebosante. Llevaba veintitantos, y los que le quedaban si quería ganar el concurso.

Habló y habló, sin solución de continuidad, como si no fuera a enfriarse la sopa, como queriendo alargar el bautizo con la boda.

Ni lleno ni vacío. El vaso está sucio. O frío. O trasparente. Ni lleno ni vacío. El vaso está. El vaso es. ¡Bébetelo!

Charlas

 

descarga
Habló y habló. Y durmieron, durmieron. En casa contó: sin novedad. En casa entendieron: otro tostón.
**
Encontró libre una butaca en primera fila. Sus carcajadas intempestivas y estridentes contagiaron a todo el auditorio. Y al conferenciante.
**
El público asistente a la charla fue heterogéneo. Los hubo despiertos, roncando y soñando. Estos últimos tampoco aplaudieron.
**
Disertaba sesudo, con aplomo, gesticulante, con convicción. Al quinto braceo con alarido se le rompió el espejo.
**
Los aplausos no fueron enfervorecidos. El auditorio se llenó de pájaros. Aves de mucho colorido. Especies varias.

Los documentales de la 2

ardilla-arbol_1382-86descarga (7)

 

El lunes dos de septiembre de dos mil trece, una ardilla se matriculó por libre en educación de adultos para la adquisición de las competencias básicas y claves para la obtención del título de educación primaria o al menos conseguir los conceptos culturales considerados imprescindibles para el buen desenvolvimiento de la vida en sociedad en un mundo complejo y moderno que requiere de grandes habilidades y conocimientos en cualquier provincia del reino humano y animal.

Nueve meses después, el lunes veintitrés de junio de dos mil catorce, un relámpago produjo un incendio cerca de tu ciudad. Cuando estabas durmiendo la descarga eléctrica se concentró en un abeto, del bosque de coníferas, al este de tu vivienda, donde la ardilla degustaba plácidamente unas cortezas para ella nutritivas y saludables. La fuerza del rayo se desplegó sin misericordia sobre el inocente roedor que desconocía los efectos de la electricidad estática en la naturaleza.

Al día siguiente, el martes veinticuatro de junio de dos mil catorce, recibió la ardilla, ausente ya, una notificación administrativa del ministerio de educación. Se quedó sin conocer la calificación obtenida en ciencias de la naturaleza, aquella materia que le era tan afín. Por la que vivió, vivió con tesón, y  eso, de árbol en árbol, rama en rama, día y noche, abrigada bajo su piel. Desconociendo contenidos y efectos administrativos nunca sabremos si aprobó o no. Si Newton levantara la cabeza, o la manzana.